Vida Interior

Para actualizar la vida del Espíritu en el alma es indispensable que el hombre se reconozca a sí mismo, profunda e íntimamente.

Aunque Cristo nazca en Belén mil veces y no dentro de ti, tu alma estará descarriada.

La Cruz del Gólgota tu buscas en vano, a menos de que se levante en ti mismo".

El germen de la Eternidad está en el alma, en la Intimidad interior del Ser. Cuanto más el alma se aparta del bullicio exterior, más se clarifican en ella los pensamientos y los sentimientos verdaderos.

El mundo corre vertiginosamente hacia la cumbre de la Divinidad Intelectual, pero ¿qué encontrará en esa cima cuando ya todo lo posea y ya nada podrá abarcar?

Es indispensable que unos pocos hombres no se dejen arrastrar por el torbellino grandioso del progreso humano y permanezcan en sí, desenvolviendo su vida espiritual, porque los hombres, máquinas pensantes, no podrán seguir sin la luz de la vida espiritual.


Si bien hay muchos movimientos espirituales en el mundo, son sin embargo muy pocos aquellos que los realizan. Todos los discursos, los libros, las prácticas son vanas y cansadoras si el alma no practica de por sí la vida espiritual, y esto es imposible si el ser no se recoge íntimamente en sí, y no experimenta al vivo las enseñanzas recibidas.

En la intimidad el hombre vuelve a encontrarse a sí mismo; vuelve a pensar, a intuir, a amar y a buscar a Dios solo.

Aún más, descubre la verdad absoluta y única: de que este Dios Ignoto, tan buscado y tan poco conocido, tan ser vivo y tan abstracto al mismo tiempo, está allí, palpitante y alerta en el secreto del alma.

Sólo allí está El, y sólo allí encuentra el Ser las palabras divinas que comunican a la humanidad con la Divinidad.

Estos conceptos resultan difíciles de ser comprendidos a pesar de ser tan simples, porque la generación actual está educada para la acción intensiva, para el movimiento continuo, para el resultado práctico e inmediato.


Pero, de verdad, hay unos pocos que escapan a esta corriente y aprenden el valor de detenerse para mirar, aún un solo instante, dentro de sí.

Descubrirse a uno mismo es haber encontrado el Buen Camino de la Vida Interior.

1 comentarios:

  Florence M.F

10 de octubre de 2009, 19:04

Ay, el hombre vive haciendose preguntas acerca de lo que lo rodea, y sin embargo, cuánto le cuesta responder la simple cuestión: ¿Quién soy?. Lo cierto es que esa pregunta puede resolverse de una manera sencilla, muy sencilla, tanto que es inescrutable.
Saludos!